Ancha es Castilla

Diferentes ventanas, mismos montes. El monte con los pinos. Las casetas en la cima. Las antenas. Los molinos. Y más monte. Y detrás del monte, la sierra. Los mismos verdes, los mismos ocres. Siempre al sol, siempre al viento. Las rocas agrestes. El cielo azul, el sol implacable, secando la tierra, haciendo lo bello siempre tan duro. Y a los lejos, más monte, más sierra. Detrás de la sierra, quizás el llano, casi infinito. Amarillo, trigo agostado. Después del llano incierto, más monte, más sierra. Hasta el horizonte. Más allá, siempre el monte. La montaña. La sierra. Ancho es el llano, ancha es Castilla. No hay llano sin monte, no hay Castilla sin sierra. Monte tras monte. Detrás, el cielo.

Preparaciones para FolkUs

Tratando de replicar algunos de los maravillosos “compost toilets” vistos en “Climate Camps” y proyectos similares, me comprometí con el festival “FolkUs” de la cooperativa “Sanford Housing Coop“.

Estaba planeando construir baños secos totalmente funcionales para el evento pero, después de algunas sutiles objeciones expresadas en privado, decidí poner solamente urinarios con pacas de paja y letrinas.

Continue reading

La Ilera

Esto es un informe sobre las horas que pasé en La Ilera, unas treinta nada más. Llegué en coche en una tarde de primavera a lo que entonces no parecía más que un descampado con una valla en medio y algunos palos plantados.

En seguida supe que los palos eran en realidad brotes de árboles que estaba plantando M. como comienzo de su diseño “bosque-huerta”, algo totalmente extraño y nuevo para mí aunque ya había oído algo sobre permacultura.

Continue reading

Precariedad de la vivienda

No he estado en Londres ni seis años pero ya he estado en más de diez direcciones. Decidí parar de contarlas en la undécima. Hubo un momento en el que iba a uno de esos lugares en donde hay que notificar el cambio de dirección, y la mujer del mostrador me miraba con incredulidad: “¿Es esta su dirección permanente?” “Permanente o no permanente, es la única que tengo”, pensé. “Sí lo es”, dije.
Continue reading